Afrontando las malas noticias

Aceptemos el hecho de que la vida está llena tanto de buenas como de malas noticias. No puedes vivir preocupado por las malas, porque entonces el miedo te paralizaría.
En lugar de eso necesitas volverte más resiliente y aprender a esperar lo inesperado.

Podemos aprender a afrontar lo inesperado y a volvernos personas más seguras, incluso en situaciones donde nos encontremos bajo presión.

Veamos algunas formas en las cuales podemos afrontar lo inesperado de manera más fácil.

1. Espera lo inesperado

Seguro que alguna vez te ha pasado que te llama un amigo o una amiga para cancelar una reunión o algo que habían programado y que estabas esperando. Este es un ejemplo muy trivial de una noticia inesperada, pero lo traemos a colación porque representa las cosas pequeñas que nos suceden a diario, y que dejamos que nos afecten de manera negativa.

Puede que te sientas decepcionado o frustrado, especialmente si dedicaste tiempo a prepararte para eso, pero tienes dos opciones: seguir adelante y aprovechar al máximo el día, o permitir que arruine tu estado de ánimo y que eche a perder tu día.

Pregúntate qué haces normalmente cuando te encuentras con lo inesperado.

Ahora, en lugar de dejar que el cambio de planes arruine tu día, intenta ocupar tu mente en otra cosa. ¿Hay alguna actividad divertida que puedas hacer en casa? ¿Hay algo que puedas hacer por ti o por tu familia?

Puedes hacer lo mejor con esa situación convirtiendo lo inesperado en una nueva oportunidad.

 

2. Construye un sistema de apoyo sólido.

Otra forma de lidiar con las noticias inesperadas es recurrir a tu sistema de apoyo. Las malas noticias pueden llegar acompañadas de mucho dolor. Por ejemplo, si recibes la noticia de que alguien ha fallecido, esto es algo que te causará mucho sufrimiento y un dolor profundo. Por supuesto que es normal sentir estas emociones tan reales.

En esos momentos, es importante que recurras a los que te rodean para obtener apoyo. Es posible que necesites alguien con quien hablar, alguien con quien llorar o incluso una mano amiga. Es crucial que te rodees de influencias positivas en lugar de aislarte.

Afrontando las malas noticias: Rodéate de tus afectos

 

3. Usa el poder de la mente para afrontar las malas noticias

Las afirmaciones positivas son otra manera en la que puedes hacer frente a las noticias inesperadas. Las afirmaciones son declaraciones concisas que puedes usar para ayudarte a pensar de una manera más positiva.

Cuando las malas noticias te abruman y no sabes cómo enfrentarte a ellas, puedes detenerte y afirmar:

  • «En tiempos de crisis estoy a salvo, porque tengo un plan de recuperación bien pensado que espera que lo implemente ».
  • «Me desafío a mi mismo a estar tranquilo, para ser capaz de liberar las presiones diarias».

 Cuando dices estas frases en voz alta, estás reafirmando esas declaraciones en tu mente y estás enfocando tu energía en soluciones, en lugar de en preocupaciones. Lo creas o no, las palabras tienen poder. Repetir estas afirmaciones puede confortarte y recordarte acerca de tu fortaleza para enfrentar situaciones difíciles.

Cuando utilizas afirmaciones positivas y las otras técnicas mencionadas para afrontar lo negativo, encontrarás que tienes más confianza para lidiar con lo que la vida te presente. Recuerda, está bien sentir miedo frente a la incertidumbre, pero puedes equiparte con las herramientas, las técnicas y el sistema de soporte que te rodea para superar cualquier obstáculo, desafío o situación.

 

 

 

Puede que también te guste...

Entradas populares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *