Hoy quiero compartir una bella afirmación que te puede acompañar todos los días.

Esta afirmación es: Todo está bien.

Recuerdo que al principio de mi viaje espiritual empecé a seguir a Louise Hay. Amo la simplicidad de sus afirmaciones. Usaría la afirmación, “Todo está bien”, todo el día. Cada vez que las cosas se ponían atemorizantes o salían mal, me recordaba a mí misma que todo estaba bien. Y me alineaba de nuevo con ese flujo de bienestar en el que recién empezaba a confiar. Cuanto más confiaba en esa corriente, en ese bienestar que se encuentra dentro de mí y a mi alrededor, apoyándome, más grandeza empecé a experimentar en mi vida.

Abraham-Hicks tiene una hermosa forma de expresarlo. Dice: “Hay una corriente de bienestar que fluye. Puedes permitirla o resistirla, pero fluirá igual. ¡Eso suena tan bien! Hay solo una corriente de bienestar, eso es todo. O lo permites o te resistes, pero fluirá de la misma manera.

¿De qué manera estás alineado con esa corriente de bienestar? Primero, consideremos que estás leyendo esta publicación en este momento. Quizás te suscribiste a mi boletín informativo o tal vez aterrizaste aquí de otra manera. No importa, de todos modos, estás aquí y estás leyendo esto. Tómate un momento para honrarte a ti mismo en este momento. Porque el solo hecho de leer estas palabras significa que estás dispuesto a sintonizar con esta corriente de bienestar.

 

Hay una frase de Un Curso de Milagros que me trae a la memoria esta afirmación, este conocimiento de que todo está bien. El Curso dice: “Si supieras quién camina a tu lado en el camino que has elegido, el miedo sería imposible”.

Cuando me sintonizo con estas creencias, comienzan a ocurrir las cosas más geniales, locas y magníficas. Me meto en lo que Abraham-Hicks ha llamado el vórtice. Me meto en la corriente. Me meto en el flujo. Empiezo a vibrar con el cosmos, como diría el maestro Kundalini Yogi Bhajan.

Vibrar con el cosmos y estar en ese campo de energía crea  maravilla, magnificencia, gracia y belleza. Tenemos estas oportunidades cuando estamos en ese campo de fuerza, para estar simplemente en la alegría de lo que es estar vivo.

A menudo resistimos este flujo. Todos sufrimos y todos tenemos traumas. Todos tenemos miserias, historias, limitaciones y sistemas de creencias que hemos estado enterrando, evitando y deseando no tratar. Y así, en esa resistencia, estamos fuera de alineación con la corriente de bienestar. Evitamos la conexión con ese amor, esa paz y esa gracia.

En esta desconexión, sentimos que no estamos alineados con la alegría y con lo milagroso. Sentimos que no estamos manifestando lo que queremos. Pero también tenemos un sentimiento de culpa, porque en el fondo sabemos que nos hemos desconectado de nuestra mayor fuente de poder. Sabemos que nos hemos desconectado de nuestra verdad, que es amor.

Cuando te metes en la corriente del bienestar, sabes que todo está bien.

 

Pero en aquellos momentos en los que estamos en la corriente de bienestar, estamos siguiendo la guía divina, escuchando nuestra intuición, esos son los momentos en que realmente estamos en el conocimiento. Sentimos alegría porque estamos realmente conectados a la verdad de lo que somos. Esa alegría es a lo que debemos aspirar.

Cuando disfrutamos de lo que somos empezamos a recibir orientación y guía. Empezamos a engancharnos en formas que nunca pensamos que fueran posibles. Escuchar esa guía es nuestra tarea. Esa orientación proviene de guías, maestros y antepasados.
Viene de:
Guías espirituales y ángeles
Del Dios de tu propia comprensión.
De la voz de tu propio Yo superior.

Esta guía amorosa está disponible para todos y cada uno de nosotros todo el tiempo.

Ahora quiero darte algunos pasos para entrar en la corriente o flujo del bienestar. Sigue estos pasos para sentir ese movimiento dentro de ti. Siente la maravilla. Siente la conexión con el Universo para que puedas saber que todo está bien.

Paso 1: Crea una lista de deseos

El primer paso es crear una lista de deseos. Esto es bastante simple. Harás una lista de lo que quieres y por qué lo quieres. ¡Esta será una lista que te hará sentir bien!

Cuando haces una lista de lo que quieres, empiezas a sentir que hay suficiente de dónde elegir. Empiezas a sentir que estás en un campo infinito de posibilidades y de abundancia. Hacer esta lista te permitirá empezar a sentir que está bien no tener remordimientos por lo que quieres. Como resultado, tu energía cambiará. Comenzarás a sentir que todo está bien.

Esta es una práctica que tenemos que hacer para reprogramar nuestro pensamiento. Porque todo lo que hacemos todo el día es pensar en lo que no queremos y en cómo podemos evitarlo o prevenirlo. Cuando hacemos esto, en última instancia, lo que estamos haciendo es manifestar más de lo que no queremos.

Puedes hacer esta lista cada día durante el próximo mes. Haz la lista todas las mañanas como parte de tu ritual matutino.

 

MI ALEGRÍA CREA MI REALIDAD. AQUELLO EN LO QUE ME ENFOCO ES LO QUE MANIFIESTO

Quiero sentirme saludable porque cuanto más sano estoy, más puedo aportar al mundo.

Quiero sentirme respaldado porque cuanto más apoyo tengo, más puedo crear.

Quiero sentirme creativo porque cuanto más creativo soy, más puedo dar a los demás.

Puedes librarte de los remordimientos. Lo que sea que quieras, ponlo ahí fuera. Solo asegúrate de que lo que estás pidiendo esté alineado con lo que es para el bien mayor . No sea cosa pidas algo que pueda dañar a otras personas o que te haga sufrir.

Por justificado que te puedas sentir en tu enojo hacia otra persona, te aseguro que este deseo no está en el campo de fuerza del cosmos. Eso no va a elevar tu vibración. Si sientes enojo hacia alguien, está bien. Observa amablemente tu juicio, y en lugar, practica la Desintoxicación de los Juicios en tu juicio hacia esa persona.

Cuando practiques esta lista de deseos, voy a pedirte que dejes de lado tu incredulidad. Solo déjate llevar por la maravilla de lo que quieres. Entra en la emoción y en el entusiasmo de lo que deseas crear, de lo que deseas experimentar y de lo que deseas recibir.

No tengas miedo de pedir lo que quieres. Confía en que hay suficiente para todos. Sumérgete en el campo infinito de la posibilidad y la abundancia. ¡Asegúrate de que mientras escribes lo haces sobre cosas que te hacen sentir bien! Puedes compartir tu lista en los comentarios si te sientes llamado a hacerlo.

Paso 2: Enfócate en cómo deseas sentirte

Empieza a enfocarte en cómo quieres sentirte en tu vida. Te daré un ejemplo. Hace un tiempo, quería sentirme más apoyada por ciertas personas en mi vida y por el Universo. En aquél momento no creí que pudiera recibir apoyo. Creer que no era apoyada me sacó de esa corriente de bienestar.

Sabía que tenía que comenzar a buscar una sensación de mayor vibración. No sabía cómo llegar a esa sensación, pero sabía cómo quería que sonara. Entonces hice una afirmación. Mi afirmación fue: “Todo está sucediendo a mi alrededor y estoy realmente cuidada”. Y, ¡vaya si me sentí bien! Me sentí tan bien al decirlo en voz alta.

Sabía que para entrar en esa sensación, tenía que apoyarme en las experiencias que tuve en mi vida donde esa afirmación resonó. Hubo un área de mi vida donde la sentí. Fue la experiencia que tuve con mi planificadora de eventos, Anette.

Anette siempre me hace sentir apoyada. Entonces comencé a cultivar esa sensación de Anette. En mi meditación, soñaba despierta con estar en el escenario sabiendo que Anette tenía todo bajo control.

Mientras vivía en ese sentimiento, mi afirmación empezó a cobrar vida en mi cuerpo. Empecé a sentir esa afirmación. “Todo está sucediendo a mi alrededor y estoy realmente cuidada”.

HONRO CÓMO ME QUIERO SENTIR

Durante los siguientes seis meses, mi afirmación se convirtió en mi realidad. Contraté personas que me apoyaron. Fui dirigida hacia oportunidades donde me sentí guiada, apoyada y protegida. Y hoy estoy parada en la verdad donde todo está sucediendo a mi alrededor y estoy realmente cuidada. Todo está bien.

¿Cómo es sentir que todo está bien? Puedes usar la afirmación “Todo está bien” o puedes inventar una como hice yo. Luego busca un rincón de tu vida donde te sientas o te hayas sentido de esa manera.

Si lo que quieres no es algo que hayas experimentado personalmente, puedes recurrir a personas que conoces que tengan eso. Por ejemplo, si deseas cultivar más amor en tu vida y no tienes ningún marco de referencia, puedes recurrir, inspirarte, en una relación que admiras.

Siente la sensación que surge cuando piensas en experimentarla. Métete en esa energía de tu visión. Permanece en la alegría de lo que estás creando. Siéntelo por completo, no hay peligro. Y cuando no estés alineado con ese sentimiento, repite la afirmación “Todo está bien” o repite la afirmación que hayas creado para ti.

Paso 3: Aprecia lo que tienes

¡Este paso es el centro de una publicación anterior en mi blog! Enseño sobre el aprecio todo el tiempo, y voy a enseñarlo de nuevo. Lee esa publicación anterior para profundizar en el aprecio y cómo jugar el juego de la apreciación.

Cuando estás en un estado de apreciación, estás en el estado perfecto para permitir. Cuando aprecias, no te resistes. No estás atrapado en una historia negativa. Por el contrario, estás en la historia de lo que fluye.

Además del ejercicio de escribir un diario, que presento en mi blog sobre la apreciación, hay más cosas que puedes hacer. Empieza a decirle a la gente por qué los aprecias. Díselo a ellos en voz alta. Amigos, parejas románticas, compañeros de trabajo, familia, todos.

Si eres padre o madre, haz esto con tus hijos. Diles:  “Aprecio que hayas hecho tal o cual cosa”. Ellos lo entenderán. Es un regalo magnífico para darles.

Hazlo con tu pareja. Dile cuánto lo o la aprecias. Esto cambiará completamente la energía en tu relación, especialmente si te has centrado en todo lo que tú consideras sus fallas. ¿Qué pasa si en lugar de buscar fallas, buscamos milagros?

Cuando practicas estos pasos, puedes empezar a entender que solo fluye una corriente de bienestar. Puedes permitirla o resistirla, pero fluye de la misma manera. Confía, conoce, acepta esto y comienza a poseer esta afirmación en tu vida. Todo está bien.

¡Cómo mantenerse en la corriente del bienestar!

Cuando practiques fielmente estos pasos, comenzarás a sentirte realmente bien. Puedes sentirte tan bien que creeas que ya no necesitas esta práctica.

He visto esto suceder muchas veces. Me ha pasado a mí misma. Una vez que la vida se vuelve buena, nos caemos del vagón espiritual. Y, finalmente, ese ímpetu de buen corazón se desvanece, y volvemos al punto de partida.

¡Me gustaría que puedas mantenerte en el flujo del bienestar y vivir una vida espiritual!

También te puede interesar...

Artículos populares...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *