Ser más feliz en el trabajo es importante. Pasamos gran parte de nuestras vidas en el trabajo, y si ese entorno no es bueno, es probable que nos sintamos bastante infelices. Compañeros de trabajo difíciles, clientes exigentes y la política de la oficina se combinan en una mezcla bastante tóxica.

Incluso si amas tu trabajo, algunas veces te puede resultar abrumador. Quiero abordar este tema de frente. Si vamos a dedicar tanto tiempo a algo, ¡debería ser algo divertido!

Cuando somos felices en el trabajo, nos volvemos más felices en cada área de nuestras vidas.

Si estás luchando con algún aspecto de tu trabajo o si simplemente estás buscando una nueva perspectiva de trabajo, ¡sigue leyendo!

Consejo # 1: Enfócate en las cosas buenas

Es muy fácil llegar al trabajo todos los días y decir: “Odio esto. No soporto a mi jefe. Odio sentarme al lado de esta persona. El cuartucho que me dieron de oficina apesta”, etc, etc. Hay un millón de formas en que podemos volvernos locos de remate con las historias que nos hacemos de por qué no nos gusta nuestro trabajo.

En lugar de eso, inclínate hacia las cosas que te elevan. Practica ver esas personas difíciles bajo una luz diferente. Cuanto más te centres en las cosas que son divertidas para ti, y cuanto más te centres en lo bueno que hay a tu alrededor, ¡más divertido te vuelves!

Cuando eres más divertido, la gente quiere hacer más cosas contigo. Obtendrás esas tareas emocionantes. Esos clientes y compañeros de trabajo difíciles comenzarán a cambiar. Te verán diferente y actuarán de manera diferente a tu alrededor. Cuando la pasas bien, las personas que te rodean la pasan bien, y eso te ayudará a salir adelante muy rápido, sin problemas y con alegría.

Consejo # 2: Cuando tienes un mal día, desconéctate del problema

ELIJO APRENDER A TRAVÉS DEL AMOR

Muchas veces te vas a equivocar. Habrá días en los que la mierda golpee el ventilador. Días en los que las cosas se pondrán difíciles, se entreverarán o habrá un malentendido, o tu jefe te volverá loco. Sencillamente va a suceder.

Será lo que tenga que ser, y el primer paso es perdonarte a ti mismo. Practica lo que llamo la palabra P (perdón) y perdónate. Suelta el problema. Tan pronto como te liberes y te perdones a ti mismo, tendrás la oportunidad de comenzar de nuevo. Puedes presionar el botón “actualizar”.  Si estás muy nervioso y necesitas calmarte primero, intenta la respiración alternada para conectarte rápidamente a tierra, (te explicaremos la técnica en una próxima entrada)

En el momento en que empiezas de nuevo, apareces con tu mejor energía y tus mejores vibraciones, y la gente está lista para trabajar contigo de nuevo. Si llevas ese resentimiento hacia ti mismo, las personas que te rodean lo captarán y se resentirán también contigo. En el momento en que te perdonas a ti mismo, les das permiso a los demás para que te perdonen.

Consejo # 3: Dite cosas buenas

Esto es crucial. Y no vale solo para la oficina, sino para cada área de tu vida. Dite cosas bonitas. Eres la única persona que escucha.

De todos los pensamientos que tienes a lo largo del día, probablemente el 90% de ellos son negativos. Puedo decirlo con seguridad porque soy humana y también paso por esa experiencia. Nos pasamos todo el día: “¿Por qué hiciste eso? ¿Por qué atendiste esa llamada? ¿Por qué escuchaste esa historia? ¿Por qué hablaste con ese jefe? Te menosprecias, te haces sentir mal a ti mismo: este diálogo interno puede ser ¡tan aterrador y caótico!

Te desafío a que te tomes un momento para observar (con cariño), lo que te estás diciendo, y que seas real al respecto. Y luego cambia instantáneamente la historia. Dite buenas cosas a ti mismo. Imagina que eres tu mejor amigo. ¿Qué te dirías? “Me manejé bien en esa llamada”. “Fue un gran trabajo cumplir con ese plazo”. “Fue difícil y lo resolviste “.” Soy un compañero de trabajo considerado que ayuda cuando es necesario “.

Tienes la oportunidad de cambiar por completo tu diálogo interno. Lo bello que sucede cuando cambias ese diálogo interno es que empiezas a sentirte mejor, y cuando empiezas a sentirte mejor, empiezas a tener un mejor rendimiento. En esa experiencia de sentirte bien y desempeñarte bien, crearás un éxito masivo.

También te puede interesar...

Artículos populares...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *